sábado, noviembre 10, 2007

La belleza de lo minoritario

Ana Ivanovic. Algunas de las pocas pausas que me permite el viaje las dedico a ver deporte. Deportes no tan minoritarios a estas alturas de la vida, pero que no tienen aún mucho calado a ese público el cual sólo ve en el deporte una vía de escape para su dinero negro, una vía de escape para sus furias y pasiones descontroladas. Esos deportes, los participantes de los cuales sudan la camiseta en cada canasta, en cada gol, en cada punto, Ana Ivanovic, para poder garantizarse un mínimo ingreso y una vida placentera disfrutando de su trabajo.
Al que le gusta el deporte; al que le gusta entender a qué se juega; al que le gusta ver buenos movimientos técnicos; al que le gusta pensar en la psicología de la táctica para derrotar al rival, no le interesa saber que se cuece cada día de la semana cuando no hay competición. Cuando ese deporte de once contra once no da noticias, la prensa se inventa cualquier reportaje sin sentido sobre qué hacen o dejan de hacer los que lo practican y lo gestionan; se puede leer en prensa noticias irrelevantes para al lector entendido. Con el fin de llenar páginas y páginas de datos absurdos, la prensa deportiva se convierte en prensa asquerosa y estúpida de cotilleo.


Durante estos días, algunas de las pocas pausas que me permite el viaje las he dedicado a seguir un torneo de tenis femenino. Ana Ivanovic. Me he dedicado a ver y estudiar cómo se juega y quién participaba; me he dado cuenta que poco tiene que ver con un torneo masculino. Aquí no hay tanta fuerza, no hay tanta rapidez de movimientos, pero también hay intensidad, hay técnica, hay belleza en los movimientos y, cómo no, hay belleza en las deportistas. Ana Ivanovic. De entre las deportistas que han participado en el torneo, me ha llamado la atención una jugadora en particular. Golpes duros, subidas a la red, agresividad para disputar cada punto... ha desplegado un tenis muy bueno, aunque se ha quedado a las puertas de disputar la final del torneo. Ana Ivanovic. Hermoso azabache ¿es así realmente la auténtica belleza balcánica? Toda alabanza es poca para tanta beldad. No soy seguidor de nadie ni seguidor de tendencias. Mi pasión la dirijo a otro tipo de deporte. Pero siempre que pueda, algunas de las pausas que me permita el viaje las dedicaré a verla jugar.

3 comentarios:

Niceman dijo...

Y como se llama la deportista que te ha gustado?

Jose dijo...

buscas su nombre en el google XD

mamarracho dijo...

A mi me gusta incluso más físicamente y como juega que Sharapova. Se ve que era modelo y todo y dijeron el otro día que mide 1,85, no pensaba que fuera tan alta.
Saludos amamarrachados