martes, octubre 09, 2007

... edad y frontera ...

Existe un período de nuestra vida en que dejamos de obedecer, dejamos de recibir disciplina, dejamos de ir por un camino ya trazado dónde las direcciones están bien marcadas. Llegados a ese período, ya no hay señales; ya no existe un guía que tire de nuestro carro; ya no existen límites que delimitan los caminos marcados.
Llegamos a un período en que se nos presentan más senderos de los que habíamos imaginado y ninguno nos dice a dónde lleva. Toca elegir qué nos conviene, qué será lo mejor para nosotros sin tener la ayuda de nadie. Es entonces cuándo aparecen los miedos. Miedos a algo que nunca antes se nos había pasado por la mente. Tanto tiempo nos hemos dejado guiar, llevar, hemos obedecido cosas que debíamos hacer porque no teníamos el poder de decisión.
Se nos presenta el miedo a decidir. Dejamos atrás las ordenanzas para sólo escuchar consejos que, al fin y al cabo, son una pequeña ayuda para no perdernos en los primeros compases de la decisión.

Llegamos a un período de nuestra vida en que realmente tenemos que decidir. Debemos decidir que será lo mejor para nosotros. Pasado ese periodo no hay nadie que nos diga lo que tenemos que hacer. Prueba y error. Si no sabemos que es lo que nos encontraremos, hace falta aprender en que nos puede beneficiar ese camino que hemos elegido, y si no nos agrada debemos intentar otro.
No es fácil, pero, vivir de este modo. Vivir a base de prueba y error lleva riesgos que nos pueden marcar para toda la vida y llevarnos por una existéncia con más problemas de los necesarios; existe otro período en qué ya no podemos actuar así.
Épocas pasadas de prueba y error nos hacen pensar en que nos puede aportar lo que sabemos para nuestro futuro; que va a ser lo mejor para nosotros. Entonces toca decidir cual será el próximo camino que hay que elegir e ir a por ese objetivo que nos hemos marcado. Por supuesto aún existe el error, aún existe el hecho de equivocarnos porque cada trazado nuevo es diferente al anterior, pero conocemos sus riesgos y actuamos teniéndolos en cuenta.

1 comentario:

Niceman dijo...

Try{
life
}
catch{
death
}

Vivir no es fácil. Aprender resulta doloroso a veces. Saber es bonito, soprenderse también.