miércoles, septiembre 26, 2007

... autoridad ...


Quien sabe más, quien está en un cargo, quien dirige una empresa... son personas que han de tomar decisiones por el bien de sus alumnos, subordinados...
Cada maestro tiene sus maneras de enseñar y educar. Enseñar a los compañeros más pequeños tienes su premio al ver que dichos compañeros adquieren los conocimientos de su maestro. Pero una parte de la enseñanza requiere disciplina. Saber cuándo escuchar, cuándo poder opinar, cuándo acatar un rencilla y actuar para que no se repita son aptitudes muy complicadas de enseñar. Sobretodo cuando hay terceros, tutores de los más pequeños que ven acciones que no son de su agrado quieren entorpecer en el principio de autoridad, aportando opiniones u ordenes que, pueden ser correctas, pero en muchos casos no siguen la filosofía de quien tiene el mando.
Hay que ver cada situación, y algunos de estos tutores no distinguen el individuo del grupo. Al individuo es más fácil corregirle. Se dispone de tiempo y las ordenes que se dan sirven para corregir el comportamiento de uno sólo. Y muchas veces esta enseñanza individual sale mal, porque se muestra el camino de la libertad antes de conocer otros principios de respeto. Dicha enseñanza individual debe ser complemento a la enseñanza colectiva, para que esta sea más eficaz.

Siempre hay que actuar con severidad y decisión. También hay que escuchar y entender las necesidades de quien recibe la lección u orden. Prepararse lo que se va a decir, saber aplicarlo y transmitirlo correctamente son habilidades que se aprenden a base de prueba y error. Saber manejar estas aptitudes es fundamental para el buen desarrollo de un viaje.
Para este buen funcionamiento hace falta dejar libertad a quien toma decisiones. Corregirle de buenas maneras si hace falta, pero confiar en que su juicio es para un buen propósito. ¡No cuesta mucho distinguir el buen capitán del mal capitán.!

Estas personas, tutores de otros o tutores de sí mismos, sin darse cuenta, quitan credibilidad, quitan autoridad a quien ha de impartir una clase, dar una orden, a quien está asignado a manejar el timón de cualquier empresa.

2 comentarios:

Bocata de Arroz dijo...

Saludos humildes. Hago una parada en el camino para escribirte un comentario en tu blog. Me gusta! Ya esta escrito.

Un lector que te leera con más calma en su casa

Niceman dijo...

Estimado blooger amigo. Dos cosas te digo. Uno : Siempre que postees en mi blog hazlo con el mismo nick, si no tengo que validar tu comentario cada vez. Mismo nick, mismo email. DOS: Kieres colaborar en mi blog?